domingo, 13 de febrero de 2011

VIVIÓ CASI UN SIGLO. Y dejó más de medio millar de canciones, algunas inmortales.

Formó parte de la generación vasconcelista donde Mauricio Magdaleno hacía guiones, Bustillos Oro, dirigía películas de raíz nacionalista y el fotógrafo inmortal Figueroa, captaba las escenas en nítidas secuencias.Bustillos había descubierto a Jorge Negrete y para él compuso la célebre "¡Ay Jalisco no te rajes!"

Vivía como otros inmortales en Cuernavaca, totalmente retirado. Así, sólo una vez tuve el privilegio de platicar con él.

El músico y compositor mexicano Manuel Esperón, quien creó más de 500 temas para el Séptimo Arte, tales como 'Amorcito corazón', ' y 'Chaparrita de cuerpo de uva', falleció a los 99 años a causa de un paro respiratorio.

No dejó de fumar y la enfizema que le coartaba la libre vida no le impidió sobrevivir hasta casi cumplir los cien años. Ya no quería componer pero le hubiese encantado describir los últimos años de su pródiga vida.

El compositor tendrá un homenaje por su aportación musical a la industria fílmica y a la cultura popular nacional durante la edición número 26 del Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG26) , a realizarse del 25 de marzo al 1 de abril.

Además, en su honor, el año pasado se develó una placa en la Plaza Garibaldi de la Ciudad de México. Esperón es considerado el más prolífico de la Epoca de Oro del cine mexicano.

Manuel Esperón González nació en la Ciudad de México, el 3 de agosto de 1911. Heredó de su madre, Raquel González Cantú, la fascinación por la música, pues era pianista y pertenecía a una familia aristocrática y sus bisabuelos eran franceses, yucatecos y regiomontanos. Uno de sus nietos es compañero mío en la UAM. Creció con el piano en la sala y sus primeras lecciones las recibió de su encantadora mamá.

Desde muy temprana edad mostró disposición y talento para la música, a los 14 años inició en una academia de piano particular, de manera formal, sus estudios de solfeo, piano y música. El piano con piezas clásicas lo aprendió con un maestro que fue muy querido para él, Alfredo Carrasco, autor de la famosa canción 'Adiós'.


Posteriormente, Esperón se inscribió en la Academia San Carlos de Bellas Artes y después estudió en la Escuela Superior de Música del Instituto Nacional de Bellas Artes.

Su incursión en la música se dio como pianista en las salas de cine mudo, después se desarrolló como arreglista y orquestador de la música que componían otros autores para las primeras producciones de cine sonoro.

Profesionalmente empezó a componer en 1933, para la película 'La mujer del Puerto'. A partir de ese trabajo desarrolló su carrera como compositor en la cinematografía: creó la música de fondo de más de 500 filmes y alrededor de 947 canciones.

Manuel Esperón introdujo el mariachi al cine y lo instruyó para que estudiaran música; de esa forma, él pudo acoplar la orquesta con el mariachi para los arreglos instrumentales de las películas.

Fue compositor de cabecera de Bustillos Oro y así loe puso canciones inmortales a los grandes ídolos del cine de la Epoca de Oro, entre los que destacaban Jorge Negrete y Pedro Infante.


A él le tocó descubrir en Pedro Infante su gran valor de interpretación para la canción popular, y aunque Pedro quería cantar a la manera de Jorge Negrete, logró convencerlo de tomar el estilo que lo hizo triunfar.

Un caso similar ocurrió con Jorge Negrete, quien quería interpretar ópera, y nunca se imaginó cantando otro tipo de canciones. Al principio le costó mucho trabajo a Juanito Bustillo de Oro convencerlo de cambiar hacia otro género musical.

En la voz de Negrete se pudieron escuchar temas de Esperón como 'íAy Jalisco no te rajes!', 'Cocula', 'Esos altos de Jalisco', 'Serenata tapatía', entre muchos otros.

Manuel Esperón logró en poco tiempo gran reconocimiento y así llegó a ser director musical de cerca de 500 películas. Fue paralelamente director artístico de varias estaciones de radio.

Su música sigue siendo interpretada por los cantantes vernáculos y grupos de mariachis, así como por tríos e incluso cuenta con arreglos para orquestas sinfónicas. Recibió innumerables reconocimientos a su trayectoria en México así como en las ciudades de San Antonio, Texas y Los Angeles, California.

En 1989 fue ganador del Premio Nacional de Artes y Tradiciones Populares y un año después recibió del presidente de la República Mexicana, el Premio Nacional de Ciencias y Artes, el más alto galardón que se entrega a los personajes cuya labor haya influenciado de manera decisiva al país.

Además, le fue otorgada la Diosa de Plata de Pecime (Periodistas Cinematográficos de México) y el honorable Ayuntamiento de la ciudad de Guadalajara le entrega un Diploma y una Medalla de Oro, por 57 años de creación artística en beneficio del Estado de Jalisco y de la ciudad de Guadalajara.

Ingreso al Salón de la Fama. Cuando fui Director del Instituto Nacional de Bellas Artes quise rendirle un homenaje, a instancias de Juanito Bustillos y de Mauricio Magdaleno, pero se rehusó en ese entonces por razones de salud.

En 2001 se le hizo un homenaje en el Palacio de Bellas Artes en el Centro Histórico de la Ciudad de México. También recibió el Trustees Award (Premio del Consejo Directivo) , de la Academia Latina de la Grabación (Latin Grammy) en 2004.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada